Make your own free website on Tripod.com
Prácticas de Orientación Educativa
UNIDAD 4 TRABAJO CON LA COMUNIDAD EDUCATIVA

HOME

UNIDAD 1 ENCUADRE A LA ASIGNATURA ORIENTACIÓN EDUCATIVA, SUS PRÁCTICAS
UNIDAD 2 PERFIL DEL ORIENTADOR
UNIDAD 3 TRABAJO EN GABINETE
UNIDAD 4 TRABAJO CON LA COMUNIDAD EDUCATIVA
UNIDAD 5 EVALUACIÓN Y ORIENTACIÓN EDUCATIVA
UNIDAD 6 ESTUDIOS DE CASOS POR ÁREAS
BIBLIOGRAFÍA

         En su obra, Marcel Postic analiza la relación entre enseñantes y alumnado desde el punto de vista sociológico y psicológico, situando la relación educativa en un sistema de relaciones amplias que engloba las relaciones sociales en la clase, las relaciones entre la clase, la escuela y la sociedad, las relaciones de los sujetos con el saber y la cultura.

 

         Los factores institucionales sociológicos y culturales de la relación educativa se orientan hacia las relaciones de producción como estructura económica de la sociedad, ya que por medio del sistema educativo la clase privilegiada tiende a la conservación de su poder, a la cultura dominante y la conservación, selección y reproducción del orden establecido, en cuyo mecanismo social, el enseñante es una pieza fundamental, ya que es el representante de la cultura instituida a través de sus comportamientos verbales y no verbales.

 

         El estudio psicosociológico de la relación educativa examina las relaciones entre los caracteres de la situación educativa y los comportamientos de los sujetos que están presente, por el hecho de su status y de su rol.

 

         El status designa el puesto que un individuo preciso ocupa en un sistema caracterizado en un determinado momento.

 

         La noción de rol se refiere a la estructura de los actos terminados y se pueden observar en sujetos y tienen una posición definida en una organización social. Asimismo, la representación del interlocutor designa el modo de aprehensión de un objeto social determinado por un sujeto o un grupo de sujetos.   El rol profesional del enseñante le lleva a construir su representación del alumno a partir de su expectativa de resultados escolares, porque la institución privilegia ciertos valores.

        

         El proceso de categorización del otro consiste en atribuirle ciertas características sobre la base de su pertenencia a categorías socioeconómicas, socioculturales, raciales, etc. Se confiere a los demás una identidad social. Se les percibe o más bien se aprehende al otro interpretando el medio social por el sistema de valores de la persona. Se caracteriza a los objetos o acontecimientos sociales incluso se estereotipa.

 

         Por el contrario, potenciar y desarrollar respeta la libertad del alumno. Las expectativas conducen al enseñante a ocuparse del alumno, del cual se aparta si le da un reflejo desfavorable de si mismo.


         Los resultados de la función del enseñante se fijan por competencia y eficacia.

 

         Las prescripciones de los roles del enseñante provienen de la institución, de los padres y los alumnos, formulando normas.

 

         La relación del enseñante, el alumno y el grupo de clase funciona según reglas. El alumno se sitúa con relación al enseñante y con relación a sus iguales, de los cuales recibe influencias.

 

         La clase es un microsistema social que se puede analizar por sus instituciones internas y las correspondencias con la institución escolar, por las relaciones que mantiene con el exterior y su manera de repercutir en el interior y por su estructura de relaciones interindividuales.

 

Existen expectativas e interdependencia de roles que se convierten en un juego de expectativa de rol del interlocutor.

 

El juego de las interacciones en la relación educativa se refuerza positivamente con ganancias, recompensas y satisfacciones y negativamente con pérdidas, castigos e insatisfacciones.

 

El alumno identifica y a caracterizar a su profesor conociendo y descifrando los signos en la interacción.

 

Las normas institucionales y culturales fijan, en la clase, las modalidades funcionales de las comunicaciones, los procedimientos de intervención, de trabajo, las formas de participación de los alumnos, los modelos de expresar las opiniones y los sentimientos.

 

El concepto de dependencia designa la relación de necesidad que se establece entre un sujeto y otro de tal modo que uno no puede actuar sin la intervención del otro.

 

         En la relación educativa, es importante sobre todo ver si la acción del educador permite al niño organizar su propia actividad, progresar teniendo un apoyo en el momento en que lo necesita o si, por el contrario, lo inhibe totalmente, no permitiéndole más que una estricta imitación del modelo. Sin embargo, aún cuando el enseñante esté consciente de todos estos fenómenos sus actitudes no siempre concuerdan con el comportamiento de rol observable.

Alumnos

 

         Las funciones específicas del tutor con respecto a los alumnos pueden ser, entre otras, las siguientes:

 

e     Facilitar la integración de los alumnos en su grupo de aula y nivel y en el conjunto de la dinámica escolar.

e     Favorecer actividades de orientación en información profesional.

e     Contribuir a la personalización de los procesos de enseñanza aprendizaje.

e     Prestar atención a la diversidad, detectando las dificultades de aprendizaje y las necesidades educativas especiales, con el fin de articular las respuestas adecuadas y recabar, en su caso, el oportuno asesoramiento y apoyo.

e     Coordinar el proceso evaluador de los alumnos, así como la promoción de un ciclo a otro.

e     Favorecer el desarrollo de la personalidad integral del alumnado.

Docentes

 

         Con el profesorado, las funciones específicas del tutor tratarán de coordinar al función docente del grupo de educadores implicados, incluyendo la evaluación y promoción de ciclo, a la vez que deberán favorecer la colaboración del profesorado en la acción tutorial y orientadora y la introducción de contenidos de orientación en las diversas áreas académicas.   

 

Las intervenciones con el profesorado son las siguientes:

 

e     Implicar a los docentes en el programa (o programas) de orientación.

e     Asesorarlos en sus necesidades sobre aspectos educativs y de orientación, como enseñanza/aprendizaje, metodología didáctica, estilos de enseñanza, dinámica de clase, métodos de estudio, clima de clase o información sobre alumnos.

e     Promover la formación permanente del profesorado.

e     Asumir respecto a los docentes la función de tutor de tutores.

e     Apoyar al profesorado en la evaluación y en el tratamiento de dificultades individuales y grupales.

e     Capacitar a los docentes para el ejercicio de una acción orientadora indirecta.

e     Fomentar las interrelaciones positivas entre los docentes.

e     Informar a los docentes de los programas que desarrolla el departamento de orientación.

e     Gestionar o colaborar en la gestión de la formación continua del profesorado en materia psicopedagógica.

Padres de Familia

 

         En relación con los padres de familia se deberán fomentar relaciones positivas para el estudio y resolución de los problemas de sus hijos, coordinar reuniones para facilitar la participación activa de los padres, desarrollar y ofrecer programas de información y formación en grupo, de orientación familiar y de escuela de padres, y capacitarlos para el ejercicio de una acción orientadora indirecta. Además, se procurará intervenir también en un entorno social más amplio para mejorar los contextos y, de esta manera, optimizar los efectos de la orientación.

 

El tutor deberá contribuir al establecimiento de relaciones fluidas con las familias, con el fin de llevar a cabo una labor educativa conjunta, informándolos de todos los asuntos pertinentes a la educación de sus hijos e implicándolos en actividades de apoyo al aprendizaje y orientación de sus hijos.